jueves, 6 de julio de 2017

¡OTRO DÍA FELIZ!

  La falta de tiempo y el cabreo por la desaparición de la colonia del Puerto de Ceuta me han quitado las ganas este año hablar de las Gaviotas de Audouin. Sin embargo, después de los muchos problemas que han rodeado una vez más a esta especie (tal vez algún día me detenga a relatarlos), el domingo 1 de julio de 2017 ha vuelto a ser un UN DÍA FELIZ.

  Por segundo año nos dispusimos a anillar los pollos nacidos en nuestra Ciudad, pero esta vez con la dificultad que suponía que el único núcleo reproductor se encontraba en los prácticamente inaccesibles acantilados del Recinto Sur, donde el año pasado solo se lograron capturar 5 ejemplares y no se pudo determinar el tamaño de real de la colonia.

   Para llegar hasta allí primero tuvimos que bajar los más de 300 peldaños que tiene la escalera de la playa del Sarchal, para luego emprender un tortuoso camino formado por grandes piedras y salvar algún saliente rocoso de más de 10 metros de altura.



  Cuando llegamos a la zona observamos con satisfacción que varios pollos se dejaban ver de la mitad hacia arriba del acantilado, en la zona que muestra la siguiente fotografía.




  ¡Había llegado el momento! Ahora tocaba subir con cuidado reptando por la escarpada pendiente... Y llegamos a donde estaban los primeros pollos.





  Como podéis observar, se trata de una pared casi vertical, pero aún así los pollos se movían con gran soltura y algunos escaparon de nuestro alcance escalando ladera arriba. ¡No quedaba más remedio que seguir subiendo!






   El asunto se ponía más difícil y sólo Andrés y Miguel Angel consiguieron llegar a la parte de arriba, localizando a los pollos que se habían escondido entre las piedras y en el interior de los cactus y chumberas.




  
    En total se anillaron 23 pollos, 8 fueron observados y no alcanzados y 1 fue encontrado muerto. Es posible que algún ejemplar más pasase inadvertido, ya que el lugar daba muchas opciones para el camuflaje.









  A pesar de todas las adversidades, por segundo año hemos conseguido marcar a la colonia reproductora de Gaviota de Audouin en Ceuta. Aunque la especie suele escoger costas planas donde poner sus huevos, en nuestra ciudad se ha tenido que refugiar en un acantilado de enorme pendiente, quizás sea la colonia más escarpada de todas (habría que comprobar este aspecto). Esta capacidad de adaptación puede resultar un factor de vital importancia para la supervivencia de esta especie, que necesita encontrar nuevas zonas de nidificación para compensar la pérdida de efectivos de las colonias tradicionales, como está pasando en el Delta del Ebro. ¡Ha vuelto a ser un día feliz!


Vista desde arriba de la colonia.

sábado, 1 de julio de 2017

ASALTO AL FUERTE DE SANTA CATALINA

   Después de mucho tiempo sin publicar y con numerosas historias interesantes que se quedaron en el tintero, vuelvo hoy para contaros una de las jornadas de anillamiento en las que he disfrutado más: por primera vez hemos anillado en la Batería de Costa de Santa Catalina.

  Este Fuerte está situado en la Península de la Almina, y fue construido allá por el año 1700. Durante mucho tiempo fue vecino del Vertedero de Santa Catalina, lugar donde se concentraban miles de gaviotas para alimentarse con sus residuos. Después del cierre del vertedero, las gaviotas abandonaron el lugar, y con el tiempo la Ciudad se gastó un dineral para hacer un Parque que ha resultado un fracaso paisajistico en un entorno realmente espectacular. Este año hemos descubierto que un pequeño grupo de Gaviotas Patiamarillas han vuelto a reconquistar el fortín, y después de una primera puesta fallida (sólo salió adelante un pollo), han realizado una segunda nidada con bastante éxito, así que el sábado 1 de julio, después de completar la jornada RAM, nos decidimos cual expertos piratas a preparar el asalto al Castillo.

Fuerte de Santa Catalina


  Como el día estaba bueno, decidimos que era mejor entrar por las rocas de la parte de atrás, camino que obligaba a mojarse un poco, antes que subir el muro con una inestable escalera de 7 metros apoyada en los irregulares cantos de la playa. En la siguiente foto podéis comprobar la altura de la que hablamos.




  Una vez "conquistada" la fortaleza, nos dispusimos a buscar los pollos, que, de repente, parecían haber desaparecido como por arte de magia. 


  Afortunadamente, Andrés demostró gran habilidad para encontrarlos escondidos entre las piedras que cubren las superficie de la Batería. Es impresionante comprobar como se mimetizan los pollos,  y como se esconden en las grietas más recónditas pasando totalmente inadvertidos. Es enorme el instinto de supervivencia que tienen estas aves desde el momento de su nacimiento.






  Aun así, creo que conseguimos descubrir todos los jóvenes que allí se encontraban, en total 9 pollos vivos y uno muerto. El que ya no estaba era N:5NJ, el ejemplar anillado el 28/05/2017 y que una semana antes todavía se encontraba en la colonia.

N:5NJ - 23/06/2017

  A continuación algunas fotos de los anillamientos.





  Una vez terminada nuestra tarea, iniciamos el camino de vuelta y nos dimos otro bañito. La verdad es que el día era propicio para ello, con una temperatura sobre los 26º y sin apenas viento, lo mejor era darse un chapuzón en las aguas transparentes.



  Cuando llegamos a los coches, mojados y satisfechos con la tarea realizada, nos estaba esperando en su habitual posadero G:37L, la otra reproductora de Tarifa que anda por los alrededores del Cementerio. Mientras sacábamos la cámara salió volando, pero aún así Andrés consiguió capturar una imagen suya para el recuerdo.

G:37L - 01/07/2017